"El curador necesita estar atento al contexto y a las personas con que él o ella trabaja."

Pienso que curar, para mí, es la práctica que intento desarrollar todo el tiempo, y creo que está cambiando por el tiempo, está cambiando de lugar y por las necesidades. Creo que el curador necesita estar atento al contexto y a las personas con que él o ella trabaja.

***

Pienso en todos nosotros haciendo una exposición juntos, creo que curar, si usted pregunta ¿qué es curar? En la manera más simple es la realización, no de una exposición sino de una experiencia que usualmente es compleja, y que tiene profundidad y volumen. Suele ocurrir en un espacio y tiempo, y en ese sentido esta experiencia que tenemos ahora no es algo realmente nuevo para mí, siempre he visto la manera, viniendo de una práctica espacial, una práctica del espacio, y al mismo tiempo pensando sobre los distintos contenidos, los diferentes valores que pueden llegarme, las relaciones entre las diferentes experiencias para llenar el espacio, y que de hecho se distancian entre ellas, es algo que crea un espacio de significado y valores.

***

Pero también creo que hablamos del curador y del artista y cada proyecto, incluso curar un proyecto sin una exposición, que también forma parte de la práctica de la curaduría; puede ser un proyecto sin un final, puede ser un proyecto sin un espacio, puede ser un proyecto sin un libro. Puede ser un tipo o forma de trabajo diferente, creo que también es importante, pero es importante también hablar de las personas que hacen posible este proyecto, que es a veces la institución, en algún momento la gente que limpia el espacio, que cuida el espacio, que diseña el espacio, son muchos otros factores, especialmente en la escala de la Bienal trabajas con muchas personas que tienen cierto tipo de influencia en el proceso, no es sólo el curador, como vemos hoy lo curatorial, entiendes la curaduría en el mundo del arte en general, la curaduría no era una profesión en el sentido en que hoy en día se obtiene una titulación. Sí, la titulación en lo curatorial es algo que sucedió en los últimos años y se desarrolló, lo que no quiere decir que sea bueno o malo, pero es parte de la gente que está tomando lugar de hacer un proyecto juntos.

***

El proceso involucra muchas discusiones, el proceso involucra gran cantidad de lectura e intercambio y referencias, e involucra diferentes métodos de pensamiento o de ver las cosas, pero creo que mucha discusión también, si es con el artista, si es con los colegas, usualmente me gusta crear con otras personas por la discusión y el intercambio y compartir el proceso, creo que es algo que es importante para mí y me gusta este proceso de trabajar juntos más que trabajar como curador individual. Por lo general, estoy trabajando con gente que conozco o con Oren, con quien he trabajado por varios años, y no siempre en el mismo proyecto y no siempre trabajando juntos, pero cuando tenemos la posibilidad de trabajar juntos lo estamos haciendo porque creo que es uno de los primeros métodos de conocimiento, disfrutando también la discusión y el diálogo entre nosotros.

***

No creo que el curador en este sentido es tan importante, no creo que soy tan importante, en qué manera esto se diferencia de otros curadores, por qué entonces describo cuál es el artista y qué es diferente, creo que es una idea muy modernista para crear una división entre el artista y aquellos métodos, tenemos diferentes departamentos en la universidad, tenemos diferentes maneras de lidiar con diferentes cosas, en vez de notar que allí hay algo que es más orgánico, así que como curador aprendemos el uno del otro, cambiamos y somos tan diferentes como somos diferentes como personas.


Bogotá D.C. - 30/01/2014

“Yo tomé la decisión de vivir de otra forma y esta es mi curaduría, esta es mi forma de presentar los objetos”.


El museo se mezcla con mi vida, porque crea una performance…
[La curaduría] es cómo organiza usted un museo, cómo presenta las cosas para que la gente las pueda asimilar. Lo primero que debe tener un museo es que tiene que ser gratuito y promocionado; segundo, lo que se les muestra debe ser desmitificado, lo más simplificado que se pueda todo, debe ser una característica de los museos; si se pudiese, 24 horas abierto y gratuito.

***

Debe ser todo muy explícito, ya sea con letreros o ya sea con guías, “museo” es “mostrar”, es ver cosas. Lo que pasa es que este museo, más que ilustrativo es crítico, entonces aquí –por eso se llama “pedagogía del choque”‒ se juega a que “venga a ver, venga a ver, métase, métase y hable, ¡por favor hable!”.

***

Una persona llega aquí, dice “uy, ¡que mierdero tan hijueputa!”, y la respuesta mía es que ese mierdero tan hijueputa es usted, esta es su vida, mire: todo eso lo compró su mamá, su papá, su novia, su hermano, ¡usted!.

***

Yo creo que también hay que quitarle tanta solemnidad a los museos, porque usted entra a un museo y parece que entrara a una iglesia, o sea, usted se tiene que persignar para entrar a un museo… No, deben tener hasta objetos para que la gente los toque, pues lógico que no van a poner ahí a que toquen la primera impresión de la Biblia de Lutero, no, pero sí alguna cosa que pueda ser interactivo; usted no puede preguntar, además porque como eso lo hacen tan masivamente… Que es el mismo problema con la educación, usted no puede tener un salón con treinta chinos para enseñarlos a sumar, ¡no! , la educación debe ser más personal. Y es igual con los museos, los museos deben ser más personales, que la gente pueda preguntar, participar, y más como les digo, aprovechando la tecnología, o sea, usted debe tener ahí, en medio de toda esa mierda, diez pantallas para que el que quiera averiguar, mire.

***

O sea, cuando usted va a un museo “superclean”, téngalo por seguro que el curador vive así en su apartamento; su apartamento es una reproducción del museo que él cura. Yo tomé la decisión de vivir de otra forma y esta es mi curaduría, esta es mi forma de presentar los objetos. Este museo es al contrario, o sea, aquí no se trata de alabar los objetos, sino aquí se trata es de denigrarlos.

***

Aquí no es solamente museo, sino que también es un centro de estudios históricos y aquí también es un taller de arte, son tres o cuatro cosas revueltas, o sea, es una utilización del espacio superergonómica.

***

Yo no tengo una ruta para que las personas entren y decirles qué, no tengo un esquema, no, cada individuo llega y cada individuo se confronta con el espacio, como les digo, hay gente que abre la cortina y sale corriendo, es más, hay gente que ni siquiera pasa por el frente del andén, cambian de andén, porque es que el museo es afuera, usted viene en un carro y encuentra cantidad de mierda colgada, así está el mundo. Pero lo fundamental de este museo es generar conciencia ambiental, y se hace, primero, evidenciando con todo lo que se coloca, y segundo, con el discurso que se da, pero también depende de la interacción. Yo no soy generoso en cautivar, no, yo soy drástico.

***

Yo a usted le digo “ay, cuánto le paga a usted Nike por tener ese puto letrero ahí para vender mierda”. ¿Usted para qué fabrica esto, esto, esto, esto? Usted se pone a hacer las cuentas y es aterrador, y ahí es cuando ya viene el problema de hacer un análisis económico, político, social, de todo lo que implica esta realidad.

***

Estéticamente ahí sí es subjetivo, que es más o menos cómo yo veo dónde debe ir un color fuerte, dónde debe ir una luz, dónde debe haber objetos pequeños, dónde debe haber objetos grandes, pero eso sí ya es como si fuese un Kandisky, como si fuese un Paul Klee…

***

Este es un museo ilegal, y es reconocido por la ministra de Educación y por la ministra del Medio Ambiente; yo esto lo tengo como mi casa, porque la abro, pero esto yo no lo puedo registrar como museo.


Bogotá- 21/06/2014

“Cualquier elemento que interrelaciona espectador con autor, o con comisario, es un acto de comunicación”.

Catedrático Dpto. Historia del Arte-Universidad de Granada.


Yo actualmente entiendo por curaduría una profesión o una formación que significa básicamente el diseño de un proyecto museográfico para una exposición temporal, y el control de los distintos pasos de esa exposición para que todas las gentes que intervienen, todos los técnicos, todos los profesionales que intervienen en ese montaje estén coordinados. Es decir que lidiamos diseño del proyecto museográfico y coordinación de los distintos profesionales que intervienen en una exposición temporal.

***

Bueno, teóricamente, cuando hablamos de una exposición permanente estamos hablando casi de un museo, para entendernos; se supone que el curador o el comisario de esa teórica exposición permanente tendría mucho que ver con el director del propio museo, que sería la persona que propone un modelo de interpretación y lectura de ese museo, por lo cual, digamos, desde mi punto de vista, el director científico de verdad de un museo tendría que ser el “curador” de ese propio museo.

***

Desde mi punto de vista, todas aquellas instituciones de carácter cultural o no cultural que proponen la realización de una exposición temporal necesitan de curaduría. Incluso aquellas exposiciones que se hacen, por ejemplo, de un pintor o de un artista vivo, no es el curador el propio artista, el curador es una profesión absolutamente diferente; de hecho, en muchas ocasiones un pintor quiere resaltar una serie de obras y exponer en una sala de exposiciones su obra y él es el que hace la curaduría y no funciona la exposición, porque una cuestión es el punto de vista del artista, y otra es el punto de vista del profesional que sabe del modelo de exposición y de cómo hacer que se resalte, atendiendo a unos objetivos, esa exposición.

***

Me parece muy importante en el mundo contemporáneo, a veces porque creamos una especie de fisura entre la cultura contemporánea y la cultura “del pasado”, que parece que son como dos elementos absolutamente diferentes y no es así, la cultura contemporánea no es más que un escalón más de una cultura que siempre se va superponiendo unos estratos sobre otros. Pero además el curador o la persona que diseña científicamente un proyecto expositivo de cultura contemporánea, la vanguardia más vanguardia, de grafiti -por decirlo de alguna manera- tiene una labor muy importante, porque desgraciadamente nos encontramos que la mayor parte de la sociedad actual no entiende el arte contemporáneo, y lo sitúan como algo absolutamente negativo, como algo que no entiende y que no vale, que no tiene valores, con lo cual ese valor educativo, didáctico, de transmisión de conocimiento se acentúa en una curaduría sobre cultura contemporánea, sobre arte contemporáneo, porque hay que intentar comunicar los valores de esa cultura al espectador que va a esa exposición temporal.

***

Yo creo que una exposición es sencillamente un acto de comunicación cultural, y que tiene como objetivo llegar a un número de personas determinado, no en el sentido en que una exposición no se puede evaluar por el número de personas que la ha visitado sino por la gente que lo ha comprendido, en muchas exposiciones al final hay una especie de cuestionario que en alguna ocasión no sirven para nada, no traen cambios, dan resultados interesantes. Si el acto de comunicación que significa una exposición se consigue, los objetivos son positivos y la inversión económica que se ha hecho funciona. Desgraciadamente hay muchas instituciones culturales que lo único que intentan es cubrir el expediente, tener un programa de exposiciones anual, y te encuentras las exposiciones vacías de gente, no va nadie a las exposiciones, o bien te encuentras con gente que está leyendo los carteles explicativos, es decir, no le interesa el cuadro, lo que cuenta, sino cómo se titula y quién es el autor. ¿Por qué? Porque no hay un ejercicio por parte del curador de intentar comunicar los valores que tiene esa exposición, a lo mejor el valor es que lean las cartelas y lo han conseguido, pero me temo que no. Con lo cual, cualquier elemento que interrelaciona espectador con autor o con comisario, es un acto de comunicación, si no lo conseguimos hemos fracasado. Por eso los aspectos educativos son fundamentales, y la educación le asiste desde unos recursos, unas técnicas didácticas que nos permiten llegar hasta el espectador, es lo que llamamos actualmente “enseñanza no reglada” o “enseñanza no formal”, pero eso también forma parte de nuestra educación social.


Bogotá - 08/11/2013

“La importancia mayor radica en la posibilidad que tiene la curaduría de abordar problemas, de escenificarlos y llamar la atención sobre ellos.”

Curador, docente, crítico e investigador de arte moderno y contemporáneo.


La curaduría es una práctica intelectual dentro del campo del arte, cuya finalidad es producir sentido, producir significado, desarrollar significado a partir de las relaciones, yuxtaposiciones de las afinidades y diferencias que se pueden encontrar entre las propuestas artísticas.

***

En mi ejercicio personal siempre me ha interesado partir desde un problema que identifico dentro de la práctica artística; un problema, una inquietud, una motivación que identifico en diferentes creadores, y que me parece que ese problema, esa inquietud que puede tener un mayor o menor grado de exposición y desarrollo público, es el punto de partida a partir del cual concibo mi proyecto curatorial; o sea, a partir de un problema localizable en la práctica artística, de interés para los artistas y que me parece que sería interesante proyectarlo y hacerlo visible fuertemente, configurarlo como un proyecto, como una propuesta curatorial y, en definitiva, desarrollarlo como una exposición. Digamos que para mí ese es el punto de partida de mi proceder curatorial.

***

Me interesa visibilizar un problema, pero no me interesa tener respuestas para él; lo que me interesa es sondearlo, explorarlo y desarrollarlo, inclusive espacializarlo –que al fin y al cabo es lo que uno hace en un proyecto curatorial‒ pero sin necesariamente darle respuesta a esos problemas, sino dejar que siga saliendo ese lado aburrido, duro que el problema puede tener, ese lado todavía incierto. Digamos que quizás por eso pienso en las exposiciones como un producto en el cual me interesa explorar las relaciones de afinidad entre la propuestas artísticas que integran, al final, la propuesta curatorial, pero también me interesa que las obras vivan su diferencia, me interesa que las propuestas también mantengan ese lado de posibilidad, de complicación absoluta.

***

La importancia mayor radica en la posibilidad que tiene la curaduría de abordar problemas, de escenificarlos y llamar la atención sobre ellos, de ensanchar la experiencia intelectual, compositiva, sobre la práctica artística, y a la vez creo que nos permite ver relaciones, procesos, problemas, etc., que no hubiéramos podido detectar sino a través de las específicas estrategias curatoriales.


Bogotá - 04/10/2013

“La curaduría es el entendimiento, es la capacidad de producir un saber, pero un saber que deberá ser mucho más participativo que cualquier otra cosa.”

Poeta y museólogo - UNIRIO.


Yo entiendo por curaduría, una práctica que tiene por objetivo la producción de exposiciones, la producción de experiencias museales abiertas o de cara al público. Entiendo por curaduría también, podemos decir, un trabajo de organización y de coordinación de experiencias, de coordinación de procesos. Ahora, quisiera destacar, lo que me parece más importante, más desafiante hoy en las prácticas curatoriales, es la posibilidad del desenvolvimiento de curadurías participativas, de curadurías que tengan en cuenta no un saber olímpico, no una persona que se posiciona encima de todos los saberes, sino, al contrario de eso, una práctica que tenga en cuenta la posibilidad de construir juntos un saber.

***

Con esa perspectiva volvería al tema de origen, la curaduría en mi entendimiento es la capacidad de producir un saber, pero un saber que deberá ser mucho más participativo, envolvente - participativo que cualquier otra cosa. Quisiera insistir que la curaduría olímpica, que yo llamo olímpica, la curaduría que está basada en una idea de alguien que tiene todo el dominio del saber, esa curaduría no llama mi interés, o sea, yo no tengo interés por ese tipo de curaduría, creo en otra práctica. Y ahí, desde el punto de vista de una formación profesional, me parece desafiante conseguir formar profesionales para un nuevo tiempo, formar profesionales que tengan en cuenta las complejidades de los saberes, que tengan en cuenta el hecho de que existen saberes en otros lugares y el curador será aquel que fuera capaz de movilizar esos saberes, que fuera capaz de articular esos saberes y no aquel que va a imponer su saber sobre el saber de otro, entonces esa es mi forma de entender la curaduría.


Bogotá - 18 /09/ 2013

“la curaduría nació del museo.”

Arquitecta y Museóloga, Curadora en jefe del Museo de Antioquia.


Curaduría es el ejercicio de interpretación de los contenidos de una colección y, para mi, la curaduría, así sea independiente, se vincula siempre a la institución. Puesto que la curaduría nació del museo y yo formo parte de esa generación que creció paralela al desarrollo de la profesión. Para mi no se desvincula nunca de la institución-museo, ni siquiera en el caso de la curaduría independiente. Sé que cada vez más se forman curadores autónomos, pero, para mi, el curador es el experto en el área en la que esté trabajando, que produce interpretaciones para el público. Entonces, eso parte de la función básica del museo, que es la de responsabilizarse de los contenidos simbólicos de una colección y comunicárselos a una audiencia.

***

La curaduría de todas maneras sigue siendo como la profesión central de una institución, un poco como el médico al hospital. Es decir, hay una especificidad en una institución que reclama un especialista y ese especialista, que antes en el comienzo de los museos era el conservador, por la obligación¬ cada vez mayor de la interpretación de los contenidos hacia el público, ese es el curador y seguirá siendo. Pero está halando tanto en ese equilibrio entre colección y comunidad; está halando tanto las obligaciones hacia las audiencias, hacia las comunidades que el curador no va a perder la centralidad pero sí tiene que compartirla con otros profesionales, incluso de otros campos del saber. Pero es verdad que es la utilidad que ha prestado la curaduría a esa función tan compleja de la interpretación de contenidos simbólicos para un público general o para públicos que aún cuando se diferencien tienen que atender a distinto tipos de públicos, lo que ha hecho que la curaduría haya sido tomada y asumida por otros espacios y otros campos; en el campo del arte y en el campo de cualquier otra disciplina en la que la institución-museo tiene importancia en el campo de las ciencias naturales con los museos de ciencias naturales, el de la historia con los museos de historia. Es decir, donde quiera que la institución-museo ha tenido una aplicación, la función de la curaduría ha demostrado su integridad de tal manera que se han podido establecer curadurías donde sean necesarios:

  • - Experticia en el conocimiento de la colección.
  • - Capacidad de interpretación.
  • - Capacidad de adecuación a distintos lenguajes del público.
  • - Capacidad para puesta de ese discurso en el espacio objetivo.

Esas son las condiciones básicas del curador y eso permite que hoy se hable de curaduría de eventos, curadurías literarias, curadurías de… como cuando uno ve que están organizando festivales de danza y no nombran un director, sino un curador.

***

Los problemas locales hoy son globales, porque por similitud, por afinidad y por que a veces comparten problemáticas comunes. Si los problemas locales son políticos, tienen un interés políticos por que inciden en la esfera pública en la escala de lo local, pero además son globales por esa comunidad de intereses o por esa similitud de situaciones, lo local puede ser fácilmente político a nivel global. Entonces eso plantea una necesidad de interacción cada vez mayor y yo creo que esa es una realidad de la que el museo no puede abstraerse.


Medellín - 25/06/2013

“Un trabajo de curaduría con los Kayapó-xicrins, que yo llamo curaduría compartida, también puede ser una curaduría colaborativa”

Curadora colección etnográfica. Museo de Arqueología y Etnología – USP


Para mi, tener por ejemplo, un trabajo con los Kayapó-xicrins, de curaduría que yo llamo curaduría compartida, pero que también puede ser una curaduría colaborativa, que son términos que tienen una bibliografía internacional, que es una bibliografía que me interesa mucho. Esa idea de una museología-antropológica también, que también me agrada bastante. Ese fue un momento en el que se hizo antropología en el museo y al mismo tiempo fue aquel momento en que se invirtió la relación, no éramos más nosotros los antropólogos que llagábamos a la aldea, al campo, sino que ellos, nuestros nativos, fueron los que vinieron a nuestra aldea para hacer su campo aquí, por que cuando ellos vinieron también trajeron cámaras de video, ellos filmaron todo lo que acontecía, ellos filmaron la ciudad, filmaron la hora en la que fueron a comprar abalorios en el comercio de San Pablo, filmaron el supermercado con toda esa abundancia de comida en sus estanterías, y ellos nos filmaron, filmaron nuestros momentos de observación sobre los objetos de ellos en el museo, pero al mismo tiempo filmaron la vida de ellos, donde estaban hospedados, que era la casa de uno de nuestros estudiantes. Entonces, hicieron una etnografía también y al mismo tiempo nos trajeron una serie de datos que sin ellos no podríamos hacer la curaduría de aquellos objetos.

***

Al mismo tiempo lo que me pareció interesante en esa experiencia de ese tipo de curaduría que hicimos, fue ver también esa relación entre el colector y aquellos que son los dueños de aquellos objetos, y cómo esos conocimientos, cómo ese encuentro genera la producción de diferentes tipos de conocimiento que no es tan sólo una contraposición, sino que es otro tipo de conocimiento que va siendo construido a partir de ese diálogo. Entonces, eso también me parece fundamental en ese tipo de curaduría. Y al mismo tiempo trae otro sentido para los objetos de las colecciones, porque ellos también dan un sentido de ellos, para la propia razón de esos objetos estar o no almacenados en un museo, guardados, preservados, etcétera etcétera.

Yo creo que conceptos como conservación, preservación, ellos lidian con esos conceptos de una forma muy interesante que acrecienta para nosotros que trabajamos en una institución museológica, y también creo que es un trabajo que sólo tiene beneficios. Principalmente para los curadores, porque enriquece, y mucho, sus prácticas, sus interpretaciones, el sentido de sus investigaciones, y enriquece profundamente las observaciones que pueda dar sobre aquellos objetos, porque son revestidos de un significado que, sin la participación de los indígenas, no tendríamos.

***

Los objetos en el museo están vivos, y no están vivos solamente porque tienen significados desde el punto de vista de su tecnología de producción, de su significado simbólico, etcétera, sino que al mismo tiempo hacen que las personas recuerden historias: de quién los produjo, de historias que ellos vivieron a partir de esa experiencia con ese objeto, cantos salen a flote, mitos salen a flote, eso quiere decir que son muy ricos desde el punto de vista de la memoria, y de aquello que ellos accionan, desde el punto de vista de la percepción de esas poblaciones con relación a los objetos que están guardados y que están fuera de contexto en principio. Creo, también que esa es una riqueza que, inclusive el curador, ni siquiera tiene maneras de acceder a eso, a menos que consiga hacer esa colaboración porque es esa colaboración la que permite que esos otros significados sean vistos, pues son contextuales y desde otro tipo de percepción contextual. Eso es fundamental.


São Paulo - 16/07/2013

"Hace parte de mi concepción de curaduría, salir del museo, salir físicamente, ir a las comunidades, ir a los diversos contextos para la construcción de una acción museológica."

Museóloga, Museo de Arqueología y Etnología – USP.


Yo definiría -la curaduría- como un conjunto de acciones en torno del objeto museológico que hace parte del acervo del museo. Entonces son varias esas acciones, y pienso que todas ellas son fundamentales dentro del museo y ese trabajo curatorial significa una serie de opciones, selecciónes y definiciones. Todas esas etapas pasan por esa acción de escoger, de atribuir un estatus, de atribuir una interpretación sobre el objeto. Pero son participaciones distintas naturalmente. Entonces, nosotros tenemos que considerar que las colecciones se forman, formando un acervo, eso es un acto deliberado de un grupo de personas de una política. Nuestros objetos, nuestras colecciones insertas dentro de un acervo son investigadas, entonces, si va a hacerse un estudio sobre la cultura material eso también es curaduría, pero no solamente. En general las personas atribuyen la idea de la curaduría al trabajo del investigador que trabaja con la cultura material, pero en mi concepción él es una de las personas y la investigación es una de las acciones curatoriales. Otros referentes a la conservación preventiva, curativa y restauración es la documentación museológica que es la base del registro de las informaciones básicas y fundamentales sobre el objeto dentro de un museo, sobre la trayectoria de aquel objeto dentro y fuera del museo, así como otras informaciones necesarias para articular ese objeto dentro de un sistema de objetos. Y las acciones ligadas a la comunicación, que son básicamente exposición y educación. Para mi todo eso en conjunto es la curaduría, así como cada una de esas acciones es curaduría también.

***

Entonces, considero que lo fundamental es la conciencia de lo que es un museo y como es que el trabaja, formación y una capacitación, un proceso de formación constante. Eso es inevitable. Yo apuesto todavía más en las personas que en las condiciones físicas y ambientales, aún cuando las condiciones ambientales son fundamentales. No estoy diciendo que no. Pero creo que las personas deben estar bien preparadas, y eso no es algo fácil, porque no requiere solamente una preparación técnica, también es una cuestión política que tal vez sea igualmente fundamental. Sin esa visión política del papel del museo y la entrada de cada profesional en esa búsqueda de esa política, creo que el museo se acaba limitando. Pienso sinceramente que cada profesional de museo es un agente político dentro de una estructura cultural también con un alcance político.

***

Siento que es eso mismo, el museo tiene que hacerse en las relaciones, creo que el museo, todo bien, tiene una base material que es fundamental, pero para mi el museo tiene dos ejes: la materialidad del acervo y las personas, el público. Nosotros colectamos, conservamos, investigamos y tantas otras acciones con la finalidad que es el público. Entonces, hace parte de ese museo contemporáneo y hace parte de mi concepción de curaduría, usted –como curador- salir del museo, me refiero a salir físicamente, ir a las comunidades, ir a los diversos contextos para una construcción de una acción museológica.

***

Entonces, aquí entra no sólo un protocolo como entra una ética y una ética que también va formándose en cada grupo, porque cada grupo puede tener sus valores específicos. Entonces, para mi el museo necesita de eso, nosotros ya sabemos como lidiar con las colecciones, bien, tal vez no estemos haciendo bien, pero somos concientes. Sin embargo considero que necesitamos avanzar en esas relaciones sociales fuera del espacio del museo. Así que de hecho el público y la sociedad deben hacer parte de la idea de qué es un museo, el acervo ya hace parte de la idea, el público parece que aún no hace parte, el es sólo un visitante, todavía no es un elemento constitutivo. Para que eso suceda se necesita salir del museo, traer personas para el interior del museo, pero el museo tiene que salir, los equipos de curadores tienen que salir del museo para estar en los lugares.


São Paulo - 16/07/2013

"Hablar de curaduría, de un concepto de curaduría, es una cosa muy dinámica, es un concepto muy amplio. Así que prefiero hablar de prácticas curatoriales."

Curadora colección etnográfica, Museo de Arqueología y Etnología – USP.


Pienso que para hablar de curaduría, de un concepto de curaduría, es una cosa muy dinámica, es un concepto muy amplio. Así que prefiero hablar de prácticas curatoriales, ¿que significa ese cuidado del acervo mediante las necesidades que el acervo requiere?. Esas prácticas curatoriales dan cuenta de todo el proceso de los objetos en las colecciones dentro de ese cuerpo mayor que es el acervo. Por ejemplo, el tratamiento desde el mapeo de las condiciones documentales: ¿cuándo comenzó?, ¿quién recolectó?, ¿en qué contexto esos sujetos fueron recolectados?, hasta el levantamiento físico. Tiene que confrontar los asuntos de localización física con los aspectos documentales.

***

De forma sistemática yo lo divido en dos etapas:

1. Curaduría Técnica: Que es todo ese proceso técnico. En el que, necesariamente, no se necesita conocer el objeto o el grupo que lo produjo, por que se está preocupado en cerrar todos los caminos de la documentación hasta el objeto y su localización. Entonces, es muy importante conocer: qué se tiene, qué condiciones tiene el objeto, en donde está y a cuanto (tiempo y distancia). Así que creo que esas son las características primordiales para tener una cura de objetos.

2. Curaduría Científica. Ahora, por tratarse de objetos que tienen un contexto de producción, otro momento que yo clasifico, sería la curaduría científica. Entonces, se debe saber el origen de ese objeto o saber el contexto de la recolección. Si fue una expedición, si fue parte de un proyecto, el porque de aquel objeto… qué tipo de condiciones requiere el objeto y que circuntancias pasaron antes de llegar al museo. Primero ese es un trabajo que no se da aislado, es un trabajo que tiene que estar hecho en equipo, es un trabajo multidisciplinar y lo primero es abstraer, cuando se piensa en condiciones de almacenaje, se está pensando en aspectos de conservación. Por ejemplo, nosotros tenemos piezas que tienen más de cien años y ellas continúan activas, es decir, activas en un sentido de… preparadas para una investigación. De manera que las condiciones de almacenaje incorporan equipamientos especiales, un equipo que conozca todos los aspectos que van a preservar el objeto, es una de las necesidades fundamentales.

La organización documental también es fundamental: los libros de registro, los libros de catalogación, los registros de seguimientos, los perfiles de los recolectores, esos detalles también los encuentro muy importante en ese momento. Otra cosa, es el espacio de almacenamiento, el espacio es fundamental, cuanto mayor sea el espacio, se consigue acceder a los objetos de manera más visible y facilita su manipulación.

***

Cuando las personas del común visitan una exposición, no tienen idea de todo el proceso que se hizo para llegar a dar forma a la exposición. Desde el mobiliário adecuado. Comienza por la selección de las piezas y la selección tampoco es aleatoria, ella tiene un proyecto expográfico, ella va tiene un proyecto conceptual. ¿Qué es lo que la exposición quiere transmitir de información? 


São Paulo - 14/07/2013